Archivado en
Outdoor , ,
Permalink

Relato de mi ascensión al Cerro Manchao Julio 2011

Este es el relato de una muy intensa excursión de trekking, donde pusimos a prueba el físico, los ánimos y el deseo de llegar, fueron 4 días que promediaron 10hs de caminata cada uno subiendo y bajando miles de metros inmersos en los hermosos paisajes que tiene el Cordón del Ambato en Catamarca.

Todo comenzó por la necesidad de aprovechar las vacaciones de julio ya que algunos interesados en subir al cerro no lo podian hacer en otras fechas. Fue asi que previa consulta con Alejandro Fernandez, guía y organizador de las subidas anteriores, decidimos hacerla del 25 al 28 de Julio. Si bien ya hice algunas ascenciones anteriores en Octubre y Abril, Julio presentaba el desafío extra de un muy probable riguroso clima con bajas temperaturas y pocas horas de luz, lo que supondría mayor dificultad a una ya dificil y agotadora caminata de los 4 días requeridos para hacer cumbre y bajar.

foto grupal.jpg (396 KB)

La suerte está hechada, la fecha esta acordada y solo resta esperar que el tiempo acompañe. En los meses previos a la ascensión se anotaron varias personas mas que se enteraron de esta excursión por lo que el grupo iba creciendo. El día de la partida somos 8 personas quienes estamos listos para subir. De la localidad de Saladillo Pcia de Bs As, van Maricel, Flavio y el Cuchu; de Santiago del Estero vamos Nicolas, su hijo Juan y Yo, de Catamarca Alejandro (el guía) y el Negro que nos va a ayudar con el caballo para llevar algunas cosas, de último momento se anoto Roqui, un simpático perro que nos acompaño todo el camino.

Para ascender al Cerro Manchao se parte de El Rodeo, una villa turística hubicada en el cordón del Ambato a unos 30km de la capital catamarqueña al norte por la ruta pcial 4, la ascensión demanda 4 dias a pie partiendo de una altura de 1300msnm (El Rodeo) y llegando a la cumbre del cerro a 4500msnm, por lo que en 3 dias (el 3º día se hace cumbre y comienza el descenso) se suben un total de 3200mts de desnivel neto por cuestas que en algunos tramos se ponen bastante pesadas por lo largas y empinadas que se pueden tornar, con un trayecto total aproximado de 60km entre ida y vuelta.

El día Domingo 24 estamos todos en El Rodeo, aprovechamos el almuerzo para hablar un poco con los que haran por primera vez este ascenso, despejar algunas dudas y revisar el equipo. El tiempo no puede estar mejor, unos agradables 20º con cielo despejado y una suave brisa y un pronostico que indica que los proximos dias estaran iguales predisponen a que el tan temido clima estará a nuestro favor.

Llega por fín el día Lunes, partimos a la casa de Alejandro a las 6.30am con una mañana fresca pero agradable, cuando llegamos a su casa no damos con la novedad de que se escapo el caballo a la noche y Alejandro se fue con el Negro a buscarlo, por suerte llegan al poco rato con el fugitivo y comienzan los preparativos para cargarle algunos bolsos con provisiones y carpas para aliviar un poco el peso de nuestras mochilas.

bajando a tinajas.jpg (400 KB)

A las 7am con los primeros resplandores del día partimos a la senda que nos llevara a la primera parada del día, La Tinaja (28º10’18.09”(S) 65º58’12.53”(O)) situada a 3060msnm y en cuya casa de piedra pasaremos la primera noche. para llegar alli cruzamos por diversos puntos intermedios que sirven de descansos para hidratarse, sacarse o ponerse ropa. Es asi que en la primera parada a 15 min de iniciada la marcha ya se hace necesario sacarse algo de abrigo porque el día pinta algo caluroso. Seguimos asi hasta La Manga ya la cosa se puso empinada, por una senda mayormente de tierra y con vegetacion tupida que de a poco va dejando paso a pastizales, a eso de la 9 llegamos al Ciñuelo donde hacemos una breve parada de 10min y donde nos sorprende un inesperado viento zonda de direccíon sudoeste con un promedio de velocidad de 100km/h con rafagas de 120km/h, a partir de aqui la cosa se puso muy fea, la marcha se hacía realmente muy dificultosa ya que a medida que bordeabamos el filo el viento nos pegaba de todas las direcciones, Alejandro va adelante mio y veo como una rafaga lo levanta y lo tira sentado sobre una piedra, intento llegar para ayudarlo a levantarse pero no puedo avanzar, recien cuando pasa la rafaga me acerco y lo ayudo, al rato me entero que Maricel sufrio una suerte similar si bien no paso a mayores, así, seguimos subiendo, y parece que el viento no va a disminuir. A las 12 llegamos al punto de almuerzo, La Confitería, nos ubicamos de forma que una piedra nos tape del viento y podemos por un rato descansar y comer, transcurridos unos 45min debemos nuevamente reiniciar la marcha, todavia falta mucho para llegar al destino. Nos levantamos y hacia el Este divisamos una espesa columna de humo que se levanta como un hongo, se inicio un fuego en el otro lado del cordon montañoso y avivado por el intenso viento mas una vegetacíon extremadamente seca avanza con increible rapidez, las llamas de un rojo-anaranjado muy visible se levantan a mucha altura y son claramente visibles.

pampa.jpg (425 KB)

Seguimos con la marcha, debemos llegar al cerro el Morro (28º11’28.19”(S) 35º56’42.97”(O)), siguiente punto en nuestro itinerario del día, este cerro se lo debe faldear por su cara este y luego darle la vuelta hacia el norte, si tenemos suerte el cerro nos tapara del viento que dista mucho de parar, a las 13.3hs aprox llegamos al inicio del faldeo, el viento fue implacable pero, como pensaba, a poco de iniciar el faldeo el cerro sirvio de escudo y la marcha se hizo con total naturalidad. Ahora nos dirigimos a un lugar llamado Caserones (28º11’28.19”(S) 65º57’38.45”(O) 2900msnm), una singular formacion rocosa horizontal que a la distancia se asemeja a cavernas como si fueran varias casas dispuestas una al lado de la otra. Llegamos a eso de las 16hs, a pesar del viento el tiempo de marcha es el esperado y estamos bien con el horario, pero el esfuerzo extra se hace evidente, todavia faltan un par de horas para llegar a La Tinaja, pero como estamos bien de tiempo Alejandro decide que nos tomemos un rato para descansar. Por suerte el viento ya paro, de todas maneras ya tenemos la protección de la barrera de piedras que forman un cordon al Oeste y que deberemos bordearlo con dirección Norte hasta llegar a destino. Partimos nuevamente para intentar llegar lo mas temprano posible. Como dije ahora partimos con dirección Norte, hay que seguir subiendo y atravesar unos cuantos cañadones y algunos faldeos, el tiempo estimado de llegada es a las 18hs. Esta parte del camino cruza por imponentes formaciones rocosas salpicadas por pequeñas llanuras atravezadas por arrollitos donde pastan los animales, a esta altura del año vemos que algunos de estos arrollitos estan con una gruesa capa de hielo producto de las muy bajas temperaturas que hicieron en dias anteriores y que el sol todavia no pudo derretir. Al fín luego de un breve repecho a la salida de una curva se divisa el valle de La Tinaja, comenzamos un descenso hasta el arrollo que la atravieza y cargamos agua en las botellas para poder cocinar a la noche. A pesar de todo llegamos en el horario previsto y con el sol todavia a pleno. La casa de piedra se encuentra metida en unas peñas a unos 10mts de altura y esta formada por una abertura rectangular en la piedra lo suficientemente profunda para cubrirnos por completo y quedar al resguardo de posibles lluvias o viento, el techo no es muy alto a lo sumo 50 o 60cm por lo que hay que tener cuidado al levantarnos. ponemos los aislantes y las bolsas de dormir y tomamos una siesta como para reponernos de la marcha, algunos preferimos tomar un mate cocido o cafe para entrar en calor y mas tarde encararemos la tarea de preparar algo para comer. A eso de las 10 ya estamos todos profundamente (alguno muy sonoramente) dormidos.

Son la 6am del día 26, ya hace un rato que algunos estan despiertos pero cuesta salir de la bolsa de dormir, si bien no hace un frío extremo, pero adentro esta muy calentita, se siente el olorcito del cafe recien hecho y hay que encarar un día largo y dificil, la idea es salir a las 7, pero se estiro a casi las 8, hasta que se guardan las cosas en las mochilas. El Itinerario del día sería, partir con rumbo Sudoeste para llegar al Primer Campo, luego al Noroeste girando al Oeste para llegar al Campo Grande donde pararemos a comer, de allí al Campo de las minas al Oeste y por último casi al sur por el filo hasta la Pampa del Manchao donde haremos noche.

Iniciamos de entrada con una empinada subidita para entrar en calor, no hay viento y la temperatura es por ahora de unos 10º. encaramos con rumbo Noroeste bordeando el lado contrario al cordon rocoso que el dia anterior hicimos hasta la Tinaja, esta subida es bastante larga y por partes empinada asi que la tomamos con tranquilidad porque el trayecto de hoy es largo. El sol ya esta a pleno, no hay indicios de que hoy haya viento y la temperatura sube rápidamente a los 15º, es momento de sacarnos algo de abrigo y comenzar a beber agua porque la deshidratación es un tema muy importante a tener en cuenta. Son las 10 y ya estamos en el Primer Campo(28º10’45.6”(S) 65º59’33.1”(O) 3500msnm), el tiempo de marcha es muy bueno, ya tenemos al Sur a la vista al Manchao mostrando su mejor cara, pero desde aquí se puede ver todo lo que falta caminar para llegar al pie en el día de hoy; hacemos una parada de 15min antes de continuar, vamos hacia el norte por un valle con una muy suave pendiente en ascenso, luego giramos al Oeste y continuamos por espacio de unos 40min para llegar a la bajada del Campo Grande(28º10’32.44”(S) 66º00’20”(O) 3600msnm) , es en este valle un poco mas al Sur donde nace el río Ambato, el principal río de El Rodeo y en cuya margen pararemos a comer, la bajada es muy pronunciada y mas de uno pregunta si a la vuelta hay que subir por aquí, a lo que una respuesta afirmativa basta para que un largo resoplido de resignacion asome de todos. Por ahora disfrutamos de lo que va a ser un buen y abundante almuerzo, la parada se extendera 1 hora, el río esta completamente congelado de orilla a orilla con una gruesa capa de hielo donde aprovechamos para tomarnos fotos, por un costado de una piedra brota un hilo de agua que aprovechamos para cargar todas las botellas ya que de aquí en mas y hasta la vuelta no tendremos donde mas cargar.

cumbre.jpg (308 KB)

A las 12.30 continuamos la marcha, estamos haciendo muy buen tiempo asi que encaramos para llegar al Campo de las Minas (28º11’13.48”(S) 66º01’28.59”(O) 3950msnm), siguiente punto de referencia, esta parte del trayecto es complicada, de entrada hay que subir por una larga cuesta bastante parada por espacio casi de 1 hora para llegar a una especie de llanuras interconectadas por quebraditas y luego mas subidas. Los paisajes son maravillosos, estamos internados en el corazon del cordon del ambato, poco antes de llegar a estas llanuras el Negro que va con el caballo y que como Alejandro es muy conocedor de estos lugares, le sugiere a Ale que hagamos una cortada para evitar cruzar por el Campo de las minas y que sale un poco mas al sur. La trepada pinta bastante empinada pero Ale decide intentarlo. Al poco tiempo se hace evidente que la cortada nos va a llevar tiempo y esfuerzo, se atravieza por enormes piedras y hay que andar saltando como cabra de una a otra, pero en lo personal me parecio muy entretenida y amena, aparte me permitio conocer un camino que no habia hecho antes, lamentablemente flavio se torcio un tobillo al pisar mal y si bien no fue muy serio, la molestia lo acompaño el resto del viaje. Cuando llegamos al fín de la senda vemos a lo lejos al Negro en lo alto de un peñasco, el fue por la ruta normal ya que el caballo no podía pasar por donde habiamos ido nosotros y se sorprendió de nuestra demora, surgieron asi las inevitables cargadas de que el hizo el camino subido al caballo, lo que negaba enfáticamente. Seguimos todos juntos ahora si encarando directo al Sur casi por el filo del cordon directo a la Pampa del Manchao (28º13’44.23”(S) 66º01’48.19”(O) 4043msnm) notarán que entre el Campo de las Minas y la Pampa no hay mucha diferencia de nivel, pero lo cierto es que en la parte mas alta del trayecto se llega a los 4160mts y se suben y bajan dos tramos de unos 60mts. Un último y prolongado repecho y ya estamos viendo la larga bajada a la Pampa donde pasaremos esta noche. Llegamos a las 18hs mas o menos, se esta poniendo fresco y aquí hay que armar las carpas ya que las casas de piedra son muy chicas para alojarnos a todos. Juan viene mal, le pego la puna y el cansancio, esta con fuertes nauseas por lo que en cuanto esta lista la carpa le indico que ponga el aislante y se meta a descansar dentro de la bolsa de dormir, esta asustado pero intento tranquilizarlo. Al lado nuestro en otra carpa estan Maricel, Flavio y Cuchu mas arriba en otra carpa van a dormir Nicolas y Alejandro y el Negro va a usar una casa de piedra, el Roqui ya se instalo confortablemente en una oquedad de una piedra. La temperatura bajo hasta los 6º por suerte no hay viento, Juan todavia esta mal y su padre mas arriba pregunta a cada rato su estado, es lógico que este preocupado, pero a mi me paso lo mismo hace tiempo y se que en un par de horas estará mejor. A las 8 ya no hay luz, no tengo ganas de cocinar nada pero le sugiero a Juan que tome aunque sea un mate cocido caliente, ya se siente un poco mejor y acepta, al rato ya estamos todos dormidos, la noche pasó rápido, dormi bastante bien, a las seis canto el gallo o en este caso el Negro, le pregunto a Juan como se siente y me dice que muy bien, asi que preparo otro mate cocido bien dulce y comimos un poco de turrón ya que el día anterior no cenamos nada solido. Afuera esta haciendo -5 o -6º nos ponemos las camperas de pluma, los guantes y los pasamontañas, aparte sopla una leve brisa del Oeste lo que baja aun mas la temperatura, partimos a las 8.30 para hacer cumbre, dejamos todo en el campamento y solo llevamos algo de agua cada uno. Esta vez el Roqui no nos acompaña se queda inteligentemente en su cueva a seguir durmiendo. Tenemos que ascender unos 500mts para hacer cumbre, si bien hace frío, estamos bien preparados y ascendemos a buen ritmo, pronto salimos de la zona de sombra hacia el sol y la cara norte del cerro nos tapa el viento por lo que se comienza a sentir calor. Juan que anoche estaba bastante mal sube animadamente junto a su padre, Maricel no se siente muy bien aun así no pierde el ritmo y vamos todos juntos, dandonos ánimo. A las 11 llegamos por fín a la cumbre, por un instante se olvidan los cansancios y los malestares y es momento de las obligadas fotos y la firma del libro donde cada quien deja constancia de su llegada. Muy emotivo el abrazo de padre e hijo que se extendio por varios segundos. El día no puede ser mejor, la temperatura subió a unos agradables 6º sobre cero, no hay ni una brisa, nada mal para estar a 4500mts un 27 de Julio. Se divisa al norte el Nevado del Aconquija con sus cumbres nevadas brillando por el sol, al Este se lo ve claramente al Rodeo, mas al Sur se ve la ciudad de Catamarca, al Oeste el Famatina, mas al fondo algunos seismiles de la cordillera, como el Ojos del Salado. estamos en al cumbre por espacio de unos 30min pero es tiempo de iniciar el descenso, hay que desarmar el campamento y hay que llegar al destino final de este día que es el Primer Campo donde pasaremos nuestra última noche. El descenso se realiza sin novedades y llegamos al campamento a las 13hs, tenemos tiempo de comer algo, ya que anoche no cenamos y desayunamos pobremente, preparo una buena sopa que comparto con Juan que esta completamente recuperado y feliz por haber hecho cumbre. El Roqui salio de su cueva y tambien comparte el amuerzo y recibe con agrado todo lo que le tiramos.
A las 14hs iniciamos nuevamente la marcha de regreso, esta vez casi todo el camino sera de bajada, aunque no por ello sera menos cansador, venimos bastante maltratados todos estos dias y ahora le toca el turno a los pies, y es que al venir bajando los dedos golpean las puntas de las botas y comienzan a doler, asi como tambien aumenta el riesgo de la temidas ampollas que pueden convertir la caminata en una tortura. Aun asi mantenemos el ritmo, esta vez pasamos por el Campo de las Minas y encaramos para el Campo Grande al cual llegamos a las 16.30, paramos un rato a orillas del río para tomar agua, cargar las botellas para esta noche y de paso a gusto de cada uno, lavarse la cara, poner los pies en remojo o simplemnte descansar, la temperatura esta muy agradable y solo basta un polar para estar comodo. retomamos la marcha y encaramos la última gran subida, que el día anterior fue la feliz bajada a almorzar. A las 18 mas o menos ya divisamos a lo lejos la casa de piedra del Primer Campo que sera nuestro refugio por esta noche, llegamos casi a las 19. Otra vez tendemos nuestras bolsas de dormir, la casa es chica y los siete apenas entramos, el Negro se va a la vuelta de la piedra donde hay otro alero, mientras algunos estan en sus bolsas de dormir recuperandose de la jornada, otros nos dedicamos con mucho ánimo a cocinar, esta vez sacamos todo lo que hay, el Negro hace un buen fuego con algunas ramas y sobre una improvisada parrilla calentamos trozos de milanesas, pan casero y rodajas de peceto, en los calentadores tres ollas de fideos con Atún y pedazos de peceto hierven a todo gas, estamos todos muy animados, el humor cambio completamente y la charla es amena, salen las bromas, y como que todo se descomprime, es el sabor del objetivo cumplido. Repartimos las ollas entre grupos y comenzamos a devorar, lo que sobro se lo dimos al Roqui que el pobre esta hecho un ovillo cerca de nosotros. A las 9 ya estamos acomodados listos para encarar nuestra última noche en el cerro, estamos realmente bien apretados, aun asi dormimos relativamente bien y a la mañana siguiente comenzamos a desperezarnos, nadie quiere salir primero de la bolsa, asi que Alejandro toma la delantera y comienzan los preparativos del desayuno, tambien le damos con todo, vuelan las galletas, el pan o lo que sea que pase por delante nuestro, armamos rapidamente las mochilas y a las 8.30 ya comenzamos la marcha con destino final El Rodeo, última mirada al Manchao a lo lejos y comenzamos el descenso. Esta vez no iremos por La Tinaja, sino que el Negro conoce un atajo que nos llevara casi directamente a Caserones, lo que nos ahorarra entre 1.30 a 2hs de marcha y es una cortada que de hace tiempo queriamos conocer con Alejandro, si bien el tenia una idea aproximada de por donde era aprovechamos que el negro la conoce bien para realizarla. La pasada nos interno por el medio del filo rocoso que dias atras bordeamos por sus dos caras, es maravilloso ver esas formaciones casi verticales de piedras, como torres que se van descubriendo a medida que uno se interna y recorre, en la última pasada por entre una piedras llegamos al fin de la cortada, ganado casi 2 hs de caminata, al poco tiempo estamos en Caserones, nos tomamos un buen descanso, sacamos fotos y seguimos hacia un arrollito que corre mas abajo, esta haciendo calor, el termometro marca casi 20º y la mayoria esta de remera, cerca de las 11.30 estamos en el arrollo donde hacemos otra parada, como vamos con buen tiempo podemos darnos esos respiros. Comenzamos el faldeo del Morro, esta vez en sentido inverso y salimos del otro lado despues de casi 1 hora de marcha, falta la útima etapa, pasamos por la Confiteria, donde el primer dia paramos a almorzar en medio del vendaval, esta vez Alejandro decide encarar por otro camino, en vez de seguir con direccion Este nos desviamos con rumbo Sudeste, este camino no dejara directamente en El Rodeo, aunque la bajada sera mas pronunciada. Lentamente comenzamos el descenso, siento un intenso dolor en los dedos, todos estamos igual y el calor esta agobiante, pero no queda otra que llegar, pasan la horas y llegamos a una quebrada por donde corre el rio de las Cascaditas que es otro río que pasa por El Rodeo, hacemos un alto para refrescarnos, me curo una ampolla que me salio y continuamos marcha, siendo casi las 17.30 llegamos por fín a la casa de Alejandro, dando asi por finalizada esta exitosa excursión. A la noche y previo baño caliente nos encontramos en la Hosteria Provincial del Rodeo para compartir una cena todos los que participamos y algunos amigos de Alejandro que se encontraban por alli. Al día siguiente cada uno partio para sus casas.

tinaja.jpg (453 KB)

Quienes deseen vivir esta experiencia la experiencia de subir el Cerro Manchao se pueden comunicar con el Prof. Alejandro Fernandez montaale@hotmail.com o conmigo Rodolfo Ocaranza rodyoca@arnet.com.ar que en Octubre de este año haremos una nueva ascensión.

A prepararse..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *