Comidas rápidas para misiones de rescate

En Latinoamérica y muchos otros países del mundo en vías de desarrollo, la gran mayoría de las veces en que un grupo de rescate es llamado para acudir a una misión SAR (Búsqueda & Rescate), este posee como en países más desarrollados, la capacidad de contar con una mayor logística a todo nivel. La gran realidad que confrontan los grupos de rescate civiles y aún militares o de fuerzas de seguridad, es que en muchos lugares la falta de reaprovisionamiento, logística, aeroevacuación y contacto con la civilización es prácticamente imposible. Es allí, donde el profesional rescatista debe aprovisionarse de elementos livianos, transportables y sobre todo versátiles.

Durante las misiones SAR, el equipo esencial para desarrollar este tipo de tareas es muy variado y extenso. Material médico, elementos de vivac, comunicaciones, equipo de rescate técnico (Altura, Aguas Rápidas, etc.), calentadores, vestimenta, objetos personales, agua y por último y no menos importante, comida.

Muchas veces por falta de presupuesto, cuántas veces hemos llevado alguna lata de atún, paté, frijoles; galletas y quizás un poco de queso y algún embutido verdad? Elementos tan antiguos, como la comida deshidratada que ha sido tan útil durante años, hasta la tecnología que hoy nos ofrece el mundo alimenticio; no podemos dejar de nombrar algunas de estas tecnologías a disposición del rescatista.

Poco disponible, pero quizás el sistema más completo de nutrición, son los alimentos MRE de tipo militar, los cuales dentro de un sobre herméticamente protegido, podemos encontrar una comida completa la cual consta de una entrada, plato principal, pan o galletas, postre, té, café, sal, pimienta, azúcar, kétchup, mayonesa, salsa tabasco, queso semi untable, jugo de frutas en polvo, utensilios de plástico (Cuchara, tenedor, cuchillo), calentador químico para la comida y hasta servilletas, fósforos a prueba de agua, goma de mascar y un paño húmedo de limpieza. Todo esto en un envase a prueba de agentes químicos, extremadamente resistente, con hasta 3 años de vida útil y además con flotabilidad positiva en casos donde debamos “vadear” algún curso de agua en el camino. Estos MRE vienen con una bolsa que contiene 3 tiras reactivas exotérmicas (No reutilizables) las cuales reaccionan con agua produciendo un intenso calor y calentando la comida contenida en el sobre principal. Pastas, comida mexicana, pollo, carne, vegetales, etc. reúnen más de 1200 Kcal calorías, con lo cual dos paquetes al día pueden suplir la necesidad de un rescatista en actividad perfectamente. Más que un paquete nutricional, todo un lujo en el terreno operativo. Así que en su próxima compra o reaprovisionamiento de su grupo, sepa que la tecnología también nos ayuda a estar protegidos, andar más livianos y brindarle a nuestro organismo todo lo que este necesita, rápido, seguro y nutritivo. 

Una versión más accesible, pero tampoco muy económica, son las comidas liofilizadas muy utilizadas por acampantes y montanistas. Estas, al igual que los MRE vienen en diversos sabores, pero tienen el beneficio extra de que al no poseer agua, son más livianas. También una contra, ya que no se pueden comer frías sin previa preparación. Otra desventaja, es que las mismas requieren la utilización de un calentador ya que todas estas comidas reaccionan con agua caliente, con lo cual ya debemos contar con un calentador, combustible y tiempo de cocción. En general son las más utilizadas ya que están disponibles en varias tiendas especializadas y además de nutritivas, son muy deliciosas.

Como alternativa energética y menos costosa, es acompañar cualquiera de estas comidas con barras y geles energéticos. Estos disponibles en tiendas deportivas, son mucho más económicos y poseen según su tipo, una serie de minerales, vitaminas y aminoácidos esenciales que no solo alimentan, sino, proveen de energía vital al cuerpo humano. Además, estas poseen la ventaja de no necesitar cocción alguna y pueden ser ingeridas de inmediato. Powerbar, Powergel, GU, Cliff o Cytomax son los más reconocidos.
Dentro de estas barras y geles energéticos, también entran las bebidas energéticas, las cuales al ser solubles con agua, las mismas producen una rápida asimilación física y aportan los mismos nutrientes que algunas barras energéticas del mercado.

Un nuevo producto diseñado principalmente para uso militar, promete ser le mezcla justa de estos. Se trata del ASAP, un batido de frutas, chocolate o vainilla que al adicionarle agua fría o caliente, aporta todos estos nutrientes ya mencionados.
©2008 GOER

Noticias Relacionadas: