Archivado en
Permalink

Consejos para conducir en montaña y nieve

Ya en plenas vacaciones de invierno muchos turistas se han acercado a los principales destinos turísticos invernales de la cordillera de Los Andes. Si en éstas vacaciones de invierno tu idea es manejar en la montaña te enumeramos algunos consejos que nos manda la gente de TurismoRuta40 quienes saben bastante del tema; para que tengas en cuenta a la hora de manejar en nieve o en la montaña.

Consejos para conducir en montaña

Conducir en las montañas puede ser una experiencia maravillosa y divertida, pero es cansadora y demandante para el conductor y el vehículo.:

Antes del viaje verifique que su auto se encuentra en buenas condiciones (neumáticos, amortiguación, limpiaparabrisas, calefacción, desempañador, etc.), pero en especial, los frenos. En los caminos de montaña los frenos se usan con frecuencia y el uso reiterado puede recalentar el líquido para frenos y hacerle perder eficiencia en el frenado.

Baje a la misma velocidad en la que sube. No pise excesivamente sus frenos para aminorar su velocidad de descenso, pruebe frenar sacando su pie del acelerador, o reduciendo la marcha con un rebaje de la caja. Nunca descienda una cuesta en punto muerto.

En subidas abruptas, haga rebajes e intente mantener su velocidad constante. Mire el indicador de temperatura y si comienza a subir, apague el aire acondicionado. Con la altura, el punto de ebullición del agua baja y su poder de enfriamiento disminuye. Si debe parar para que su motor se enfríe, busque un lugar seguro para hacerlo (visible para los otros conductores y fuera de la calzada). Una forma rápida (aunque desagradable para los pasajeros si es verano), de enfriar su motor es prender la calefacción.

No se “pegue” a la línea divisoria entre carriles. Podría encontrarse con otro conductor de frente haciendo lo mismo y el riesgo de choque frontal aumenta.

Prioridad de paso: el coche que sube la cuesta tiene prioridad.
Recuerde que con la altura disminuye la potencia del auto, esto es importante cuando vaya a adelantarse a otro vehículo.
Nunca se adelante en curvas ni en puentes ni en cuestas que oculten el carril contrario. Respete las señales pintadas en la calzada: si hay una línea amarilla de su lado, no se adelante.

Viaje a una velocidad cómoda para mirar el paisaje, pero no se distraiga ni moleste a los otros conductores. Si se forma una “cola” de más de tres autos detrás de usted, córrase y ceda el paso.

Si el camino es de ripio y es de montaña, extreme su concentración.

Si las alturas son considerables, tenga en cuenta el riesgo de apunamiento, también llamado “Soroche” o Mal de Montaña, puede afectar sus reflejos. Manténgase hidratado beba agua, la altitud favorece la deshidratación.

Si el clima empeora (niebla, nubes bajas, lluvia, viento, nieve o hielo) reduzca la velocidad y esté más alerta.

Es preferible no conducir de noche en rutas con cornisa. En las curvas baje sus luces para evitar encandilar al que viene en dirección contraria. El encandilamiento es muy peligroso en rutas sinuosas de montaña.

En caminos con curvas muy cerradas y angostas, toque bocina al entrar a la curva y baje la velocidad, esto alertará al que venga en dirección contraria.

Pare, descanse y no maneje más de seis horas diarias. Conducir en montaña es más cansador que hacerlo en el llano.

Consejos para manejar durante una nevada

En caso de nevadas intensas, debe circular con precaución.

Circule por las rutas principales, moderando su velocidad. Antes de intentar pasar por pasos altos en la montaña, verifique su transitabilidad con las autoridades.

Antes de emprender un viaje en zonas de nevadas, o en invierno, lleve en su auto elementos de supervivencia: pala, cadenas para nieve (practique colocarlas antes de viajar, puede ser complicado hacerlo por primera vez en la ruta bajo una nevada), linterna y pilas de repuesto, ropa abrigada, manta, alimentos ricos en calorías (frutos secos, chocolate, nueces). Viaje con el tanque de combustible lleno.

En las primeras horas de la mañana, la nieve derretida o la lluvia pueden formar hielo sobre la calzada y esta puede perdurar a lo largo del día en las zonas con sombra. Los tramos helados parecen “mojados” tenga cuidado al conducir para evitar patinadas. Es peligroso manejar sobre hielo. Retrase su partida para que el sol derrita el hielo.

Tenga cuidado con las máquinas quitanieves o con puentes y alcantarillas que puedan estar ocultos por la nieve.

Si se queda atrapado por la nieve no abandone su auto, puede morir a causa del frío. Manténgase calefaccionado con el sistema de su auto. Para ello, arranque de manera intermitente el motor del vehículo, pero primero verifique que el caño de escape no esté tapado por la nieve (el monóxido de carbono podría ingresar a la cabina y matarlo). Haga funcionar el motor durante 10 minutos y apáguelo.

Noticias Relacionadas:

Posted in |