Expedición al Cerro Manchao en Catamarca

Quiero compartir la excursión que hicimos al cerro Mancaho (o Manchau) en la provincia de Catamarca, que se realizo del 1 al 4 de Abril de 2010 (semana Santa).

El Cerro Manchao forma parte de la cadena montañosa del Ambato y su cumbre principal tiene 4550msnm su nombre significa “lugar de miedo“.
El trayecto entre ida y vuelta por el sendero elegido en esta oportunidad es de unos 60km. y demanda unos 4 dias de caminata.
Este cerro presenta una dificultad media-alta y exige muy buen estado físico si uno quiere hacer cumbre en optimas condiciones.

La expedición fue guiada por el Prof. Alejandro Fernandez que tiene un
amplio conocimiento del lugar y brinda mucha seguridad y confianza aparte de ser muy buena persona; esta es mi tercera ascención y tuvo la particularidad de que el clima no fue del todo amigable lo que le puso su toque especial y puso a prueba el equipo y la voluntad de llegar del grupo.

Partimos de la Villa El Rodeo a 1285msnm (28º12’47” (S) 55º52’37″(O)) a las 7.15 AM somos un grupo de 8 personas en total entre los que se encuentran el hijo de Alejandro, Agustín, de tan solo 13 años que hara su primer intento de llegar a la cumbre el orgullo del padre no se puede ocultar (felicitaciones Agustin), van también Lisandro Aguilar, Agustin Seco, Marcelo, Jose luis Moreno, Jose ‘el arriero’. tambien llevamos dos caballos para alguna eventualidad y transporte de alguna carga extra, de esta tarea se encargará Jose.
El primer dia de ascensión demanda unas 10-12 horas de caminata para llegar al primer punto de acampe, en esta jornada se alcanza una altura de 3000msnm sorteando un desnivel de 1700mts la distancia a caminar es de unos 15km, al fondo los cerros estan tapados por una cerrada niebla, que es ya un aviso de que las condiciones del tiempo pueden variar y no precisamente para bien, a las 11AM llegamos a la primera parada “La Confitería” (28º11´25″(S) 65º55´25″(O) 2173msnm) donde almorzamos y descansamos una hora, es tiempo de sacarnos las mochilas y comer algo para reponer las energías gastadas, estamos algo cansados pero de muy buen ánimo, se distingue al Este la villa del Rodeo, al Oeste la niebla no da indicios de cortarse y ya se ven alguna oscuras nubes al Sur, Alejandro nos apura un poco ya que quiere llegar al primer campamento y ocupar asi la casa de piedra (es una piedra que en su cara Sur tiene un corte en forma de cuña y en su interior caben unas diez personas) y evitarnos asi el armado de las carpas. Sabe tambien que viene otra excursión por detras y queremos “ganarles”.

Nuestra siguiente meta es pasar el cerro El Morro (28º11´28″(S) 65º56’47″(O) 2711msnm), a este cerro no se lo pasa por la cumbre sino se lo faldea hacia el Este hasta darle casi completamente la vuelta para dirigirnos asi a un lugar conocido como Caserones (28º11’12″(S) 65º57’38″(O) 2900msnm), unas formaciones de piedra verticales muy impactantes a la vista que corren aprox de Sur a Norte y que tendremos que sortear para llegar a nuestro destino, despues de faldear el Morro por aprox 1 1/2hs de dura caminata llegamos a caserones, no sin antes llenar nuestras botellas de agua en un arroyito que corre mas abajo. Como desde aqui hay señal de celular aprovechamos para comunicarnos con nuestras familias e informarles que todo va bien, todavía nos queda aprox 1 1/2hs y tenemos que subir unos 150mts todavia, el sendero bordea imponentes formaciones rocosas que obligan a disminuir la marcha para apreciar esta avalancha de imagenes, las camaras se ponen a actividad una vez mas tratando de capturar lo imposible aunque lo suficiente para despues en nuestras casas podamos recorrer mentalmente este viaje.
Hacia las 17 hs aprox, atravesamos la última subida y abajo ya se distingue nuestro destino, nuestro cansancio casi desaparece y apuramos el paso, Alejandro nos retiene un poco, no gasten energias dice y con su “pan y queso” (pasos cortitos) nos vamos acercando cada vez mas a la casa de piedra en un lugar conocido como Las Tinajas (28º10’18″(S) 65º58´15″(O) 3060msnm), al pie de la casa de piedra corre un arroyito en el que deberemos cargar agua para tomar algo caliente a la noche, me desplomo y saco las botellas, me cuesta mucho volver a pararme (con la mochila) y todavia hay que subir unos 10mts hasta el refugio, un ultimo esfuerzo y ya estamos todos arriba.
Solo se escucha un coro de suspiros hondos, algunos ya se tiraron al piso, si bien es temprano la niebla muy densa hace que todo este un poco oscuro y húmedo, nos abrigamos bien ya que el frio nos esta pegando y tenemos la ropa mojada, extendemos las bolsas de dormir y preparamos cafe y mate cocido para entrar en calor. No recuerdo a que hora me dormí, creo que a las 20, nos levantamos a las 7hs del viernes, dormí como un tronco, no recuerdo nada de la noche, aunque mis compañeros de “habitación” me pasan factura de que ronco un poco. Preparamos un desayuno caliente y alistamos las mochilas para comenzar la jornada que de entrada nomas comienza con una subidita para entrar en calor, si estuviera despejado se podria divisar al Sur el nevado del Aconquija con sus nieves eternas pero amanecio muy neblinoso y cubierto.

Nuestra meta de hoy es llegar a la base del Manchao, para eso tendremos que sortear un desnivel de unos 1000mts y una distancia casi igual a la de ayer con el agregado de que este trayecto presenta empinadas cuestas que pondrán a prueba nuestra resistencia fisica y mental, el paisaje empieza a variar ya la vegetacion es bastante achaparrada con solo algunos pajonales que dificultan el avance, el tiempo estimado de llegada es a mas tardar a las 18hs ya que el tiempo amenaza con lluvia, asi que solo haremos una parada importante para almorzar cerca del mediodia. Por lo pronto nuestra meta inmediata es llegar al Primer Campo (28º10’46″(S) 65º59’32″(O) 3500msnm), en este lugar hay otra casa de piedra y en ella pasaremos la última noche a la vuelta, llegamos despues de caminar aprox dos horas con dirección levemente hacia el SudOeste sorteando una subida casi continua de aprox 500mts, muchas piedras y algunos arroyos, la niebla no permite ver el Manchao que desde aquí ya se lo aprecia al fondo, pero por suerte una brecha en las nubes nos hace un guiño y por un instante se muestra y nos desafia a seguir. Pasamos casi sin detenernos por el primer campo ya que nuestra meta es llegar a almorzar al campo Grande (28º10’32″(S) 66º00’20″(O) 3612msnm), este trayecto es un poco mas benevolo y lo hacemos a buen ritmo, el rumbo ahora es hacia el sur y luego haciendo un arco hacia el oeste, el sol sale de a ratos y las camperas estan en constante actividad ya que cuando sale el sol se transpira mucho y cuando se oculta se siente frio aparte empezó a correr un poco de brisa. Llegamos al Campo Grande a las 11hs, en este lugar cruza un afluente del Rio Ambato que es uno de los principales que cruzan El Rodeo y cuya otra vertiente principal nace en el mismo Manchao, nos detenemos por espacio de una hora, aprovecho para comer algo y relajarme un poco, el grupo esta comiendo a pocos metros mios pero preferi sacarme las botas y mojarme los pies en el rio para aliviarlos un poco, el agua esta helada y no me permite mas que unos segundos de inmersión lo cual hago varias veces, es muy reconfortante la sensacíon de alivio y se que dentro de poco comenzara la segunda mitad del recorrido, aqui es el último lugar en el que encontraremos agua asi que Alejandro nos hace llenar todas las botellas con agua y algunos bidones que van en los caballos.
Si bien el desnivel es poco, tal vez unos 400mts la exigencia es mucha ya que hay numerosas subidas y bajadas que se suman a las ya escasas energías con las que se cuenta, aqui es donde la mente se pone a prueba y solo la voluntad de seguir nos hara llegar a destino aunque las piernas piensen lo contrario. Despues de un descanso de 30min en el Campo de las Minas (28º11’12″(S) 66º01’27″(O) 3952msnm) llamado asi porque en la zona había minas de oro cuyos socavones se pueden ver en en varios lugares, estamos casi en el filo del cordon montañoso, bien al oeste, ahora caminamos con rumbo casi al Sur, la última etapa del día esta por finalizar, cuesta poner un pie delante del otro. se que falta poco, y la ultima subida se me hace ya conocida, se que del otro lado esta la pampa del Manchao(28º13’45″(S) 66º01’43″(O) 4035msnm) donde haremos noche hoy, encaramos una larga bajada, las fuerzas estan en su punto mas bajo, por un instante, unos segundos nada mas se corre el manto de niebla y vemos la cumbre del manchao como diciendo ‘animo, ya estan aqui’. A eso de las 18hs llegamos al campamento base, mañana si el tiempo lo permite haremos cumbre, por ahora debemos rápidamente hacer las carpas, el tiempo se puso muy inestable y el frío se hace sentir, Alejandro sube con Jose el arriero, van a pasar la noche en una casita de piedra que solo tiene lugar para dos; yo pasare la noche con Agustín F. , Jose Luis armo la carpa un poco más abajo y al lado nuestro dormirán Agustin S., Lisandro y Marcelo. En poco tiempo terminamos la faena, metemos las mochilas en los absides de las carpas por si llueve y nos instalamos en su interior. Preparo un mate cocido que devoro con Agustín, esta muy cansado y se le nota pero se que está emocionado y expectante por el día siguiente.
Nuevamente paso una noche plácida, se que a eso de las 4 llovio un poco, se siente en el cubretecho de la carpa, me doy vuelta y alargo el sueño un poco mas, me despierto ya a eso de las 7AM, se escucha el garrotillo pegar en el techo, adentro no hace frio, esta mas bien agradable, abro el abside y lo que veo me sorprende, todo afuera esta blanco, algunos hielos se cuelan en la carpa y escucho a Alejandro decir que se suspende el ataque a la cumbre por el mal tiempo. Nadie esta preparado para escuchar esto, siento en la carpa de al lado los “ufa”, pero todos confiamos en el criterio de Ale, ante todo esta la seguridad del grupo, el lo sabe y esta determinación le debe haber costado mucho. Seguimos en las carpas, a la media hora para de llover, asi que le digo a Agustin que aprovechemos para desarmar la carpa y tener todo listo para partir si es nacesario, en un ratito tengo la carpa en la mochila, nos pusimos la ropa impermeable y a eso de las 9 se escucha a Alejandro decir ‘levanten la mano quienes…`antes de que complete la frase estaban todas la manos levantadas, no habia duda, atacariamos la cumbre o al menos lo intentariamos. Rapidamente pusimos las mochilas al reparo de la casa de piedra y encaramos sin demora los 500mts que faltan a la cumbre, la niebla esta muy densa, apenas se ven unos metros adelante, la experiencia de Alejandro nos guia por el buen camino, hacia la mitad del trayecto se larga una copiosa garrotillada, el hielo rebota en las camperas, de repente todo
esta blanco, por suerte no hay viento y extrañamente no hace frio, el
paisaje es increible, una suave brisa arremolina los casi copos de nieve,
hacemos un brevisimo descanso para tomar algunas fotos; ya estamos muy cerca de la cumbre, solo faltan subir una cuantas piedras mas, y de repente a la vuelta de una imponente roca se ve la cupula de la urna de la Virgen como un faro, nos reagrupamos todos para llegar casi al mismo tiempo.

La Cumbre: Son las 10:45 de la mañana estamos todos muy emocionados, no faltan los abrazos y las felicitaciones, especialmente el de Alejandro con su hijo. De repente la lluvia hace una pausa, momento que aprovechamos para tomarnos las necesarias fotos que atestiguan el logro. Si bien hay señal de celular en la cumbre, esta vez no ocurre y nos quedamos con las ganas de avisar a nuestras familias. La lluvia ataca de nuevo, rapidamente firmamos el libro de actas y nos disponemos a comenzar el descenso El Manchao nos permitio pararnos en su cima pero ya nos invita a bajar, tenemos todavia un largo día por delante y la ascensión se hizo muy tarde, sabemos que a mas tardar a las seis deberiamos estar en el primer campo para pasar allí la ultima noche.
Descendemos con rapidez, al mediodia ya estamos en la base, de nuevo en el campamento, cargamos rapidamente con nuestras mochilas, se ensillan los caballos, la lluvia es ya copiosa, comemos casi al vuelo lo que tenemos a mano y emprendemos la marcha, despues de seis horas de caminata llegamos por fín al primer campo, Estamos todos muy cansados y humedos, por suerte no hace mucho frio, la lluvia paro, sacamos los calentadores y ahora si preparamos toda la comida que llevamos, fideos, atun, arroz y la lista sigue, devoramos todo lo que hay, sabemos que al dia siguiente ya estaremos en El Rodeo y hay que reponer todas las energias que se puedan. La noche fue muy dura, nadie durmio bien, el frío y la humedad nos pego mal, a las 5AM me
levanto de muy mal humor y con frio, todos tratan de estirar lo mas posible salir de las bolsas de dormir pero yo ya tuve suficiente, me pongo a preparar un cafe con leche bien caliente, prefiero estar afuera, el cuerpo me duele por la incomodidad de la noche, de a poco las voces de mis compañeros empiezan a sonar, Alejandro los empieza a mover un poco, todavía esta oscuro pero ya se ve al este el resplandor del sol, parece que por fin la niebla se va a cortar y el dia pinta bien, eso me levanta el ánimo y mi humor mejora, salgo a la planicie y me caliento con los primeros rayos del sol.
A las 8 ya estamos todos listos y en movimiento, faltan muchas horas de descenso pero estamos todos de muy buen ánimo, la niebla es ya muy tenue y al oeste El manchao se deja ver por ultima vez, nos despide; la niebla lo tapa de vuelta. las huellas por las que vinimos estan todas barrosas, muy resbaladizas, por ratos los pies se hunden hasta el tobillo en barro, por tramos se convierten en pequeños arroyos, pasamos las Tinajas solo nos detenemos a cargar un poco de agua, faltan unas cuatro horas todavía, rápidamente pasamos Los caserones, El faldeo al morro a la inversa planteo un desafio extra ya que el barro era muy abundante, son ya las 14 estamos muy cerca, la niebla a esta altura ya se disipó a lo lejos se ve El Rodeo, a las 16hs ya se ven los cables que corren paralelos a la ruta. La travesía toca su fín, a las 16:20 estamos todos ya en la casa de Alejandro en El Rodeo, Nos recibe el padre de Agustin S.,quien hoy cumple años (el padre) y se vino con la familia y dos bandejas de empanadas que nos devoramos mientras le contabamos la experiencia vivida, luego cada uno empezo a marcharse, hay que trabajar el Lunes.

Gracias Alejandro por otra subida más, gracias Lisandro, Agustin F., Agustin S, Marcelo, Jose Luis y Jose el arriero por los buenos momentos que pasamos, hojala nos reencontremos en octubre para otra aventura.

Les comento a los interesados en vivir esta experiencia que en Octubre se realiza otra subida, si quieren vivir cuatro dias de puro trekking con
paisajes para el asombro pueden escribir a montaale@hotmail.com que es la dirección de Alejandro Fernandez guía y organizador o comunicarse conmigo a rodyoca@arnet.com.ar .

Rodolfo Ocaranza
Desde Santiago del Estero para NoticiasOutdoor

Noticias Relacionadas:

5 Comentarios

on “Expedición al Cerro Manchao en Catamarca
5 Comments on “Expedición al Cerro Manchao en Catamarca
  1. que buen relato rodolfo!!! buscando en internet lo encontre despues de tanto tiempo (ya subimos en octubre tambien) seguramente nos veremos en otra subida mas, te mando un abrazo grande!!

  2. Hola nahuel si estas interesado podes mandarle un mail a montaale@hotmail.com se llama alejandro y es la persona que organiza las expediciones, los chicos se van ahora en samana santa o sea que tenes poco tiempo pero me dijo que en las vacas de invierno van de nuevo. Le podes decir que preguntas de parte mia, pero no hace falta! Suerte!

  3. Que buena experiencia,mi hermano Nicolas junto a su hijo Juan Bautista se estan preparando para arremeter la cumbre en el mes de julio segun se,ojala tengan exito y todo se de para que sea una experiencia inolvidable,y asi rendir homenaje a un tio muy querido que subio hace mucho tiempo,suerte para todos y que el tiempo sea benevolo para disfrutar de todos aquellos paisajes maravillosos que tanto queremos.suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *