La Misión Race y mas allá de la misión. El relato de un competidor

La Misión y mas allá de la misión

Las careras de aventura son mi pasión y dentro de ellas hay una que es épica por la dureza que implica su longitud, la cantidad de metros en desnivel positivo, y para completar el cóctel, la belleza de los paisajes es inigualable en el marco de la patagonia. El epicentro de la carrera fue la villa como le dicen “Villa la Angostura”, en un entorno de color que hacia emocionar por la cantidad de participantes de todas lados Brasileros, Paraguayos, Chilenos, Venezolanos, Europeos y más … El clima era protagonista cambiante y con sorpresas como siempre en la patagonia, un helicóptero de la provincia del Neuquén con cameraman y otros periodistas daba un condimento de relieve para el evento, todas la miradas hacia el cielo y el ruido de las aspas preludiaban la inminente largada… y nueve, ocho, siete … ya estábamos en carrera esa para la que me prepare durante todo el año por fin se liberaban todos esos nervios. Salimos de el centro de convenciones a un ritmo sostenido y atravesamos toda la zona centro para rápidamente internarnos en la primera de las múltiples e interminables subidas que caracterizan esta autentica aventura. El tiempo transcurre de una forma distinta la adrenalina te cambia la percepción del tiempo y creo que es eso lo que te hace adicto a esta actividad, a poco de largar ya había trepado un bosque cruzado el filo que conduce al cerro Bayo y descendía internándome nuevamente al bosque, con las incomparables vistas del lago Nahuel Huapi de fondo, descendí al 1º pc sobre la ruta 251, que comunica a la villa con Bariloche sobre ella solo hicimos un centenar de metros con el aliento de la gente acostumbrada a este tipo de eventos, por ahí escucho un Eze giro y veo la Sra de un amigo filmando, la saludo y sigo se emprendía una prolongada subida por senda zigzagueante entre árboles imponentes cerca del río bonito tras horas de ascender ya paso otro puesto y me encamino a salir del bosque intuyo que hubo un error en la planificación del entrenamiento las piernas comienzan a ponerse duras y los metros entre el bosque se hacen sumamente duros la sima del Newbery con unos 1900 msnm temperaturas bajo cero pura piedras ráfagas de viento y una cesación térmica de muchos grados bajo cero mellan mi voluntad, veía como otros deportistas se me acercaban y me pasaban …nevaba. El camino se ponía difícil no por lo agrete del terreno sino por la mente que empieza de divagar a pensar ya esta… para que tanto esfuerzo, por suerte siempre aprendo de cada vivencia y ya entrada la primer noche y promediando 13 horas de carrera llego a el pc 2 donde controlaban el equipo obligatorio y podías comer algo caliente tras un pequeño receso salgo a la lid nuevamente junto a un grupo de unos veinte competidores nos enfrentamos a una trepada de unas cuatro horas, y si llegamos a las 5;45 al pc valle de las nieblas y nos encontramos con la sorpresa que por la intensas nevadas y ventiscas en los filos se vieron obligados a parar la carrera, allí nos juntamos con la punta ellos con algunas horas en la tapera descansando, por radio dan un cambio de itinerario, sorpresa se haría unos diez km mas largo, cambiando subidas por distancia, … pero había otros desafíos por el valle del rio Minero, el cual debimos cruzar en muchísimas oportunidades en esos momentos recordaba que el Gurí Aznartes había dicho que este año no se cruzarían tantas veces como en el año anterior. A pesar de estar sin dormir, me prendí con un grupo que no era el que creía, eran los punteros con quienes estuve unas tres horas y media después caí en que mi realidad era otra, pero no por ello menos valedera cerca del llegar al PC donde se encontraba el camp 2 y había comida caliente me los cruce nuevamente… ellos retornaban para encarar la etapa final todos me saludaron y alentaron a continuar. Ya en el camp 2 y reaprovisionado, partí nuevamente tras un breve descanso de una hora, comida caliente, caras conocidas anécdotas y exhibición de pies destruidos por el agua, ampollas y cien km tras de si , todos estábamos bajo las mismas condiciones, ahora remontar nuevamente el minero y su valle de singular belleza un nuevo Pc me esperaba en arroyo La Negra afluente del minero, pare marque y encare nuevamente el Newbery por una senda verdaderamente fea trabada complicada cañas por doquier 15 cruces al río, árboles y ramas caídas por donde quieras, raspones por mayor ahí estaba el cerrito con sus piedras, viento, nieve, oscuridad y mucho frió, horas de escuchar solo la naturaleza eran las 23 hs., segunda noche tras el Newbery se venia el sendero interminable pero ahora era en bajada otro PC y la mente puesta en llegar solo faltaban pocas horas. El cansancio la falta de sueño comenzaban a dar sus mensajes, dentro del bosque escuchaba conversaciones pero no había nadie cerca, después aparecían objetos insólitos como adornos, heladeras de camping y otros objetos que se desvanecían al aproximarme. En el ultimo tramo antes de salir a la ruta para encarar los últimos cinco km me encuentro un par de luces quienes son pregunte, eran los Romera Raúl estaba con la rodilla muy dolorida pero con la compania invalorable de Laura, otro par de luces se acercaban también, desandamos el camino del primer día, yo no quería perder ni un minuto mas hice lo que pude para llegar rápido a la ruta y enfilar a la meta, vi una persona en la ventana de una cabaña y me dije le voy a preguntar si estaba en buen rumbo a la ruta pero al llegar no había cabaña, solo un poste a de alumbrado publico, las dos luces que me asechaban se apagaron, por suerte solo los volví a ver en la meta, llegue a la ruta oscura como el bosque, pero se observaban las estrellas entre las nubes, apure la marcha pero con rumbo a Bariloche hasta que un auto paro y me pregunto que si pasaba algo que iba corriendo, noooo solo estoy corriendo una carrera, dije… como diciendo…¿no sabes que se esta corriendo La Misión? Ah pero la Villa es para el otro lado, bueno cambio de rumbo y los pies no daban mas, el asfalto lo sentía muy duro intentaba correr pero no podía mantener el ritmo por mucho tiempo ahí esta el puente lo cruzo y este no es alucinación solo faltan trescientos metros para a cerveza, no para la meta, tres personas aplaudían, emoción la alegría de concluir este enorme desafió personal y poder decir… Misión cumplida a las cuatro y media de la mañana, apretar la medalla sin valor económico, pero tan linda y tan cara, muy cara …tanto que mas de 140 competidores jamás podrán comprarla. Ahora si Señor déme una cerveza.

Un par de meses antes de viajar a la villa me había entrenado para correr 80km en Santiago de Chile pero no fue posible ya que el deplorable estado del DNI mi lo impidió en el aeropuerto de Pajas Blancas por lo cual me prometí que si me llegaba el nuevo documento, antes de partir para la misión cruzaría la cordillera en bici saliendo por el paso de Cardenal Zamora y reingresando al país por Mamuil Malal o Tromen y así fue, una semana antes de partir cuando ultimaba los detalles con las cosas obligatorias llego el preciado DNI, tenia una misión después de la misión . Ya estaba cumplida la primera, ahora a realizar un doble cruce de los andes que al mirarlo en el mapa uno dice a bueno voy de aquí hasta aquí y luego aquí en un recorrido así y asa, pero a poco de comenzar aquel 6 de diciembre del 2010, me di cuenta que era una tarea tan dura como la anterior saliendo de los 850 msnm de la villa a los 1350 del limite en el hito fronterizo, en el hito concluía una subida interminable sobretodo cuando lo haces en bici 17km que alternaba con las inestabilidad del clima, chubascos, viento , sol. Ya por fin el país hermano de Chile estaba vengando a la empleada de migraciones que hacia un mes me dejo sin viajar, tomaaaaaaaaa dije jajaja y encare al puesto de carabineros que distaba unos 35km al que llegue con hipotermia por la lluvia que si bien no me mojo se junto con el viento de bajadas tan largas y veloces que se llevaban todo el calor de mi cuerpo, bajo la lluvia torrencial no pararía a ponerme abrigo que también se mojaría, al fin un cartel, Carabinero de Chile 1000 metros. Estaba duro por el frio deje la bici y entre para realizar lo tramites de migración al sacar la boleta para pasar la frontera estaba limpia literalmente lavada, solo quedaba parte del sello, sobre llovido mojado creí que me mandaría de vuelta a realizar el tramite pero suerte el funcionario fue criterioso y con su puño su letra me relleno una nueva y la metió en una bolas de nylon y me dijo esta no la pierda que va preso…dada la distancia al primer poblado unos 45 km a entrelagos decidí pernoctar en las instalaciones de migraciones y continuar la travesía por la mañana mientras reponía energías con un gran café y una empanada gigante chilena y el calor retorno al cuerpo. Después del desayuno sabia que los próximos 45 km no serian tan fáciles seguía siendo cordillera y si así fue, poco trafico y el resonar de los imponentes camiones americanos que transportan gas entre argentina y chile, utilizando los frenos de motor de un sonido muy particular que ruge entre las montañas, paso por las termas de Puyehue y digo que bueno mañana descansare aquí en los baños termales y continué pedaleando unos cuantos km mas hasta Entre lagos, una pintoresca localidad turística enclavada a orillas del lago Puyehue, (en la zona todo se llama así, Puyehue)en muevo día me recibió con un buen desayuno con torta casera y pancito masado y mantequilla para salir a las termas donde pase un día descansando y disfrutando de las bondades de las aguas que surgen de las entrañas de la tierra. Como esto era solo una parada para decantar continué al día siguiente a la ciudad de Osorno. Recuerdo el cartel al salir de la villa decía Osorno 180 km y ahora estaba tan cerca y ya estaba entrando una ciudad, grande combinaba casas y construcciones nuevas y otras muy viejas recorro el centro y la gente me miraba como si fuera un extraterrestre, me hospede y salí a recorrer de a pie para descansar la sentadera que tenia la impronta bontrager (marca del sillín). Como toda ciudad muchas cosas por ver sobre todo la diferencia en la idiosincrasia de la gente que en este lugar no era de lo más afable.

Puerto Mont estaba cerca que buena oportunidad para comer mariscos y ver el mar… allá vamos parada corta por la mañana, comí sopaipilla con queso, una exquisitez. Recorro los puestitos de la costanera, los shoping, las construcciones distintas a las que estamos acostumbrados mucha madera y colores llamativos en los edificios que contrastaban con unas modernas torres construidas en la costanera junto a un complejo de una cadena hotelera internacional. En el puerto un gran buque en el que entraban constantemente camiones, era el Evangelistas que zarpaba a Punta Arenas, que ganas de abordarlo pero mi presupuesto no lo contemplaba quizás para la próxima pero en otro buque, pues ese era su última travesía antes de ser reemplazado por uno mas moderno y lujoso de la naviera Navimag. Una vuelta por la bahía estaría bueno y por que no si al fin estaba haciendo algo imprevisto y que salía constantemente sorprendiendo. Por unos 4000 pesos me dieron un paseo alrededor del gran buque pronto a partir y después al Yate club y talleres navales de la zona para tener una vista distinta para culminar comiendo unas ostras, verdaderamente riquísimas. Me despedí de Puerto Mont, rumbo a Osorno, donde pernoctaría para salir a la mañana siente a Valdivia, ciudad que entraña hermosos recuerdos.

Para salir de Osorno no era muy complicado solo debía retomar por donde había entrado y tomar la ruta 5 sur, pero por esas cosas de la vida se me ocurrió preguntar a una persona que atendía una bicicleteria, con la explicación recibida. Salí a al opción dada por un lugareño que al cabo de una hora no daba resultado y me acorde de sus parientes, pero como bien dice el dicho no hay mal que por bien no venga, ese alargamiento del camino me hizo evitar una tormenta y además me permitió conocer unos 23 km de camino rural hermoso de ripio y con mis amigas las subidas , ya ni me preocupaban al fin llegue a el pueblito de San Pablo a la vera de la ruta 5 sur, un gran puente la cruzaba y un cartel decía 88km a Valdivia mas los 23 de ripio y los 20 por la ruta alternativa sumarian al final del día unos 131 km. Se que puedo y no me amilano, me iba auto motivando, cuando veo un lugar con varios camiones parados, son las dos de la tarde y pare a comer, dicen los que saben que donde paran los camioneros es bueno y barato, solo agregaría hospitalidad que me brindo la dueña mesera y cocinera. Con las fuerzas renovadas y disfrutando del paisaje le di duro hasta encontrar el cartel de salida a Valdivia el entusiasmo por llegar era superior al cansancio y como sucedió en todo el viaje el destino llego. Me dirigí directo a donde había hospedado años atrás, como si fuera un avezado pueblerino, pero aquella casita de la isla Teja, no tenia a sus propietarios, deambule un poco pero encontré donde hospedarme. Al día siguiente fui directo al puerto para tomar una excursión por el río que me llevara al fuerte de Corral, cosa que no había podido hacer en mi viaje anterior. Al comenzar el guía se identifico nos dio la bienvenida a los turistas (palabra que no me gusta prefiero que me digan aventurero) rápidamente entendí cosas de Valdivia que me resultaban extrañas como las lagunas con camalotes y juncos, esto se debe a que en el terremoto del año 1960 valdivia se hundió entre 80cm y 3 metros lo cual hizo desaparecer su costanera hoy renovada y se formaron los humedales, con un nuevo ecosistema de flora y fauna antes inexistente y que no es propiamente patagónica. Bajamos en la isla de Mancera y luego en Corral, donde nos narraron historias que databan del año 1657, el fuerte en combinación con el de Niebla defendía la bahía con eso tremendos cañones de más de dos toneladas y dos metros de largo bajo la protección de gruesos muros de piedra. Nuevamente en la ciudad planeo salir a Niebla, pero en la bici solo eran 20 km unos 40 ida y vuelta.

Niebla estaba tal cual hace años pero la visión era distinta, el auto no permite ver las cosas en detalle como la bici, hasta podes sentir los olores que en ese momento no eran los mejores pues había paro nacional, los municipales no recolectaban la basura. La hermosa vista del Pacifico desde un acantilado, el faro de niebla construido en el 1900 y la batería de cañones que junto a los de corral defendían el lugar de las invasiones extranjeras. De regreso no podía dejar de parar en la famosa cervecería Kunstmann a tomar una Lager sin filtrar. Recorro la ciudad por la noche en forma de despedida se la ve muy concurrida por gente dispuesta a divertirse bares, restoranes repletos y boliches conforman la noche valdiviana.

La misión continuaba rumbo a Villarrica a unos 136 km tarea para el día, feliz comencé a pedalear en busca de la 5 sur nuevamente y después antes de abandonar la ruta que recorre todo el país de norte a sur como una columna vertebral, el gran cartel con la flecha indica Villarrica, de postal el volcán Villarica homónimo con su característica fumarola en un par de horas ya estaré disfrutando de un buen baño y una comida caliente. En el primer cartel de hostería paro y me instalo me atiende un alemán Johann que sonreía siempre, quizás porque entendía poco el castellano y ante la duda era muy servicial. Aquí me había propuesto ir a subir el volcán. En fin encaro firma para la cumbre y dos caballeros de la CONAF me piden que no siguiera sin el equipo obligatorio, regreso con ellos a Pucón donde me acompañan a una agencia de turismo de las que abundan en la Av. Hogiguins rento lo necesario al día siguiente cual terco vuelvo a encararlo y conquisto su cumbre pero jamás pude ver ni a donde iba y donde estaba pues la nubes no permitían la visión de mas de tres metros, pero estuve ahí sentí el olor sulfuroso del humo que contemplaba desde el valle y me decía, ya estaré ahí y estuve. Ahora me queda un tramo corto desde Villarrica a Pucón unos 22km descansar y hacer el río Tramcura en raffting una aventura digna de vivir llena de adrenalina que me dejo con ganas de hacer una más técnica y adrenalinica como el Tramcura alto. El próximo paso que me acerca a San martín de los Andes y a cruzar la frontera por el paso tromen o Mamuil malal, es Curarehue previo disfrutar de las termas de San Luís.

Última etapa del viaje es 20 de diciembre y parto desde Curarrehue a San Martín de los Andes la etapa mas larga y complicada me esperan 150 km., los primeros 35 km serán de subida continua 7 de los cuales son de alta gradiente y ripio el resto hasta Junín es cómodo. La ruta tiene poco trafico pero al pasar Junín y a unos 20 km el viento es fuerte si no pedaleas te quedas parado, fueron los kilómetros mas pesados que me tocaron pero ya estaba cerrando mi misión después de la misión, en la hermosa aldea de montaña, San Martin de los Andes, con unos 650 km en bici pero faltaba la frutilla del postre el Lanin y así fue que el dia 26 mi amigo Cachi me llevo a las dos de la mañana a la base y siendo las 10;26 levantaba los brazos en la cumbre contento, emocionado y con una vista increíble compensando lo de Chile, haber podido hacer todo lo que me propuse, 160km a pie con muchos metros de desnivel positivo 41 horas en carrera puesto 21 en la general, 650 km en bici, cumbre en dos volcanes Villarrica 2860msnm y Lanin 3776 msnm vuelvo a Córdoba súper feliz .

Ezequiel Orozco

Noticias Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *