PRESENTARON EL SISTEMA DE RESERVAS NATURALES MILITARES


INNOVADORA FIGURA DE CONSERVACIÓN

La apertura del Primer Encuentro sobre Reservas Naturales Militares estuvo a cargo de la Ministra de Defensa, Nilda Garré quién destacó que entre ambos Organismos “existe una concepción común para llevar adelante este tipo de políticas ambientales”

El acto se llevó a cabo hoy en el salón “General San Martín” del edificio Libertador, con la participación de la Ministra de Defensa, Nilda Garre; el presidente del Directorio de la Administración de Parques Nacionales (APN), Héctor Espina; la vicepresidenta del Directorio de la APN, Patricia Gandini y los vocales de la APN, Raúl Chiesa, Cristina Armatta, Federico Wyss y Liliana Scioli.

A continuación se desarrolló un panel coordinado por el vocal del Directorio de APN, Raúl Chiesa sobre las tres primeras Reservas Naturales Militares representativas del sistema: “Punta Buenos Aires” (Chubut), “Puerto Península” (Misiones) y “Campo de Tiro Mar Chiquita-Dragones de Malvinas” (Buenos Aires).

El segundo panel estuvo dedicado a la visión que las ONG´s tienen sobre el Sistema de Reservas Naturales Militares, con la participación de Fundación Vida Silvestre Argentina; Fundación Patagonia Natural; Aves Argentinas y la Fundación de Historia Natural Félix de Azara.

El tercer y último panel trató sobre el futuro del sistema de Reservas Naturales Militares a cargo de la vocal del comité para el Ministerio de Defensa, Cristina Armata; el Director Nacional de conservación de Áreas Protegidas de APN, Bruno Carpinetti y el representante del Estado Mayor de las FFAA.

La clausura del encuentro estuvo a cargo de Héctor Espina quien aseguró que “esta iniciativa se convierte en una innovadora estrategia de trabajo conjunto en aquellos terrenos que, asignados a las Fuerzas Armadas, poseen significativa importancia desde el punto de vista de la conservación del patrimonio natural y cultural, todo ello sin afectar su dependencia institucional ni su función para la defensa”.

Cabe recordar que el 14 de Mayo de 2007, el Ministerio de Defensa y la Administración de Parques Nacionales firmaron un convenio marco de cooperación cuya finalidad es “desarrollar en forma conjunta políticas activas en materia de conservación de la biodiversidad”.

ESPACIOS ESPECIALES

En la actualidad las Fuerzas Armadas mantienen tierras que se hallan asignadas a su uso y administración. Muchos de estos sitios conservan sus características naturales casi inalteradas, con su fauna y flora representativa, además de testimonios culturales. Luego de identificados y confirmados los valores patrimoniales de estos singulares terrenos, denominados Espacios Naturales de Interés para la Conservación (ENICS) – tarea que lleva a cabo un Comité Ejecutivo integrado por representantes del Ministerio de Defensa, del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, de cada una de las Fuerzas y de la Administración de Parques Nacionales – se propicia su declaración como Reserva Natural Militar.
En la actualidad son varios los ENICS que se encuentran en fase de evaluación, habiéndose creado hasta el momento tres Reservas Naturales Militares.

Reserva Natural Militar “Punta Buenos Aires”

Declarada como tal el 12 de setiembre de 2008, está ubicada al noreste de la Península Valdés (Chubut) sobre un predio de unas 7.000 hectáreas perteneciente a la Armada Nacional, que custodia el área a través del Apostadero Naval Puerto Madryn. La primera decisión de manejo adoptada por la Armada es la cesación de toda actividad ganadera, constituyendo así un área testigo de gran valor en toda la Península. El ambiente terrestre dominante es la Estepa Patagónica, con vegetales como el quilimbay, el colapiche y el coirón margo. En la costa se asientan, en época reproductiva, colonias de elefantes marinos y de lobo marino de dos pelos. Su posición estratégica, en la boca del Golfo San José, resulta un aporte valiosos para que el Estado Nacional colabore en el manejo del Área Natural Protegida Península Valdés (Sitio del Patrimonio Mundial Natural declarada por la UNESCO), tarea que desarrolla desde hace décadas la provincia de Chubut.

Reserva Natural Militar “Puerto Península”

Las casi 8.000 hectáreas de selva que integran Puerto Península, en el noroeste misionero, son empleadas para la instrucción de tropas de monte, por lo que se requiere que el ambiente selvático se encuentre en su estado más prístino. Su declaración como Reserva Natural Militar el 4 de noviembre de 2008 implica el cese de cualquier actividad que ocasione modificaciones en el ambiente.
Por otra parte, su conexión con el Parque Nacional Iguazú, además de ampliar la superficie protegida de selva, lo que da una mayor oportunidad para especies en peligro como el yaguareté, convierte a esta reserva en un lugar estratégico para integrar una gran área de conservación junto con las vecinas Repúblicas de Paraguay y Brasil.

Reserva Natural Militar “Campo de Tiro Mar Chiquita – Dragones de Malvinas”

Declarada como tal el 16 de junio de 2009 y dependiente de la Fuerza Aérea Argentina, la Base CELPA se extiende sobre 1.753 ha linderas con la boca de la albufera Mar Chiquita, sobre la costa atlántica de Buenos Aires. Como tal, forma parte de la Reserva de la Biosfera “Parque Atlátncio Mar Chiquito” del programa Intergubernamental e Internacional El Hombre y la Biosfera (MAB) de la UNESCO. En el marco del Comité de Gestión de esta Reserva, la Fuerza Aérea trabaja activamente para que los entrenamientos que aquí realizar se compatibilicen con las exigencias del área protegida y de la comunidad vecina. Por otra parte, esta Reserva complementa los ambientes protegidos representados en la Reserva Natural Integral Mar Chiquita perteneciente al Sistema Provincial de Áreas Naturales Protegidas. Además de la albufera, peculiar accidente geográfico constituido por una laguna costera se conecta con el mar; este conjunto contiene cordones de médanos, playa, cangrejales, bañados, arroyos, lagunas de agua dulce, pastizales y bosques de tala son los ambientes que predominan en la zona. A ellos acuden cada año numerosas especies de aves migratorias para alimentarse y descansar. Entre las dunas costeras vive la lagartija de los médanos, exclusiva de la costa bonaerense. Y, entre los mamíferos, se señala la presencia de coipos, carpinchos, zorros grises y gatos monteses.

ENICS

La Calera (Córdoba): Comprende 11.377 ha de una zona de transición entre el Chaco Seco serrano y los algarrobales del Espinal.
Campo Garabato (Santa Fe): Montes, pastizales y esteros del Chaco Húmedo ocupan este relicto de 2.800 ha.
Isla Martín Fierro (Santa Fe) Interesante muestra de 2.111 ha que incluyen los típicos ambientes isleños del Paraná.
Punta Delgada (Chubut) Bajo sus emblemáticos acantilados, en los que se erige un antiguo faro que data de 1905, se dan cita numerosos aves y mamíferos costero marinos. Posee 550 ha
General Belgrano (Salta): Sus 3.491 ha incluyen una zona de transición entre la selva yungueña y el Chaco Seco, al oeste de la ciudad de Salta.
Quebrada del Portugués (Tucumán): Ambientes de Altos Andes y las Yungas, con un interesante patrimonio arqueológico e histórico confluyen en las 12.674 ha que la conforman.
Los Manantiales (San Juan) Un sector de alta montaña con su flora y fauna característica se extiende sobre unas 400.000 ha que han sido también testidos de pasadas culturas y de la gesta sanmartiniana.
Campo Sarmiento (Entre Ríos) Junto al Parque Nacional Predelta, en sus 146 ha se halla un sector de barrancas con típica vegetación selvática paranaense.
La Tosquera de Campo de Mayo (Buenos Aires). Zona de bañados vecina al río Reconquista, con cavas y barrancas producidas durante la explotación de tosca, abarca 400 ha hoy recolonizadas por la flora y fauna pampeana
Cabo Blanco (Santa Cruz) Roquedales costeros marinos con loberías y colonias de aves marinas, extendidas sobre sus 737 ha.

Buenos Aires, 24 de junio de 2009

Vía: boletinparques