Protesta submarina contra la basura en el mar de Ibiza

El año pasado, el 11 de julio, un buque cargado de gasóleo chocó contra un islote muy bien señalizado en la boca del Puerto de Ibiza, era el bote Don Pedro. Desde hace un año que está allí abandonado como basura en las aguas del Mediterráneo. La gente de Greenpeace no quiere que se olvide allí abajo, y por eso organizaron una protesta muy original, una protesta submarina.

Con pancartas bajo el agua, buceadores de Greenpeace pidieron que se reflote al Don Pedro con el mensaje de “El mar no es un basurero”. El Don Pedro llevaba 150 toneladas de gasóleo y allí esta luego de un año a 43 metros de profundidad.

Por culpa de este choque se vieron clausuraras la playas de Ibiza Talamanca, Figueretes y En Bossa, ya que el buque perdió varias toneladas de fuel. Allí cerca se encuentra el Parque Natural de Ses Salines, un lugar donde se ven representados todos los ecosistemas que se encuentran en la isla de Eivissa.

Greenpeace viene luchando contra Iscomar, la empresa naviera, desde el mismo día del choque, con varias denuncias. Ya que no sólo vertió fuel el Don Pedro, sino que en sus bodegas tenían 3.016 kilos de baterías de coche usadas y 12 bidones con sustancias potencialmente peligrosas no especificadas, que resultaron ser filtros de aceite.

“El ‘Don Pedro’, como todos los barcos en funcionamiento, contiene una amplia gama de productos peligrosos, tales como metales pesados, amianto o PCBs. Todas estas sustancias todavía se encuentran en el fondo marino suponiendo una amenaza continua al mar de Ibiza y a sus recursos naturales”, dijo a El Mundo Pilar Marcos, responsable de la campaña de costas de Greenpeace.

Pero las denuncias han caído en saco roto, ya que el barco sigue allí luego de un año de denuncias.

Vía El Mundo (Imagen: Greenpeace)

VIA: http://elblogverde.com