Pueblos de España

cadaques.jpg (41 KB)

Hondarribia.jpg (155 KB)

combarro.jpg (49 KB)

ronda.jpg (115 KB)

Parece mentira como un país pequeño puede ser tan rico en cuanto a cultura, costumbres, idiomas, construcciones, se refiere. Desde que vivo en España, una de mis metas es conocer profundamente cada rincón de este país y así, con cada escapadas fin de semana diferente, fui adentrándome en sus particularidades y haciendo míos rincones de ensueño, que no imaginé nunca que existían.
Me instalé en Barcelona y aún hoy, después de casi diez años, no me canso de recorrer sus calles. Pero cuando tengo algunos días de vacaciones los destino a visitar pueblos que me recomiendan o que descubro en mi navegar nocturno por la web.
En Catalunya sigo conociendo distintos pueblitos cada año… parece que no se acaban nunca. Son preciosos para ver: Bagá, Sitges, Pals, Montblanc, Peratallada, Rupit, Begur, Besalú, Cadaqués, Tossa, Castellfugit de la Roca, etc.
Pasando a otra región, en Aragón quedé encantada haciendo senderismo por lugares increíbles y también con sus pueblos: Ainsa, Riglos, Albarracín, Mirambel y Alcañiz, además de las grandes ciudades conocidas por todos.
En otra de mis escapadas fin de semana diferente incursioné por Navarra: Olite, Araquil, Ochagavía y Roncesvalle (me queda pendiente hacer el camino de Santiago) Totalmente diferentes fueron los paisajes de Liencres, Comillas, San Vicente de la Barquera y Santillana del Mar, algunas de las hermosas poblaciones que visité en Cantabria.
Y como buena degustadora de vinos, disfruté especialmente en mi recorrido por La Rioja donde me sorprendieron pueblos como Haro, Briones o Casalarreina. A los bellos paisajes se suma la hospitalidad de los lugareños que hacen que el disfrute sea doble, además de enseñarnos historia, leyendas, costumbres, secretos, recetas y demás, mejor que cualquier guía turístico.
País Vasco es muy intenso y precioso, voy de pueblo en pueblo y de pincho en pincho, mientras escucho el euskera que le da un encanto especial a todos los lugares: Laguardia, Hondarribia, Ondarroa, Lekeitio.
Hay otras comunidades que fui conociendo de a poco, en escapadas fin de semana diferente, como en el caso de Valencia. Primero conocí Altea, en otro viaje Morella y en un tercero Peñíscola (mejor fuera de temporada)
La increíble Galicia hizo que me planteara una mudanza a sus tierras, de una riqueza y belleza sin igual. Combarro, pueblo de pescadores; Ribadabia, donde comimos como los dioses y muchos otros pueblos que no olvidaré jamás, como Allariz, O Cebreiro, etc. Quedarán en mi memoria, por siempre, las playas de las islas Cies (en Vigo) y de Las Catedrales (región de Ribadeo)
La sidra no me gustaba hasta que pise Asturias, un paraíso natural de belleza extraordinaria: Luarca, Avilés, Cudillero, Ribadesella, algunos pueblos que traen paz al alma.
Paseando por Castilla y León, tomé conciencia del increíble patrimonio artístico y cultural que tiene España: Peñalba de Santiago, Candelario, Turégano, Arévalo, Pedraza, Astorga, Ponferrada, Castillo de los Polvazares, Calatañazor y podría seguir enumerando pueblos encantadores.
En otro paseo me recibieron unos amigos en Extremadura y conocí: Robledillo de Gata, Mérida y Trujillo. De Castilla La Mancha siempre recomiendo Valverde de los Arroyos, Alcalá del Júcar y Villanueva de los infantes. Cuando tuve la oportunidad hice una escapadas fin de semana diferente a Madrid, donde, además de las tradicionales Aranjuez y El Escorial, me sorprendí en pueblos como Chinchón y Patones (de Arriba)
El sur es la España que se vende al exterior y eso se debe a que tiene un encanto especial. Todo allí resulta atrapante, la pasión de la música, el fervor religioso, los trajes típicos folclóricos, las plazas, los olivos, los naranjos, las casas blancas con patios coloridos de mosaicos, flores y platos colgados de las paredes, la alegría eterna de su gente.
En Murcia, me gustaron Caravaca de la Cruz, Cieza y Lorca. Y Andalucía me gustó completa. Por elegir algunos pueblos puedo nombrar a Baeza, Úbeda, Ecija, Carmona, Frigiliana, Ronda, Medina Azahara, Vejer de la Frontera, Arcos de la Frontera, Niebla y la popularmente conocida por los surferos, Tarifa.
Cualquiera de estos sitios que visiten les gustará, todos son increíbles. Todavía me quedan muchos por conocer porque, por suerte, hay demasiados y todos tienen un encanto muy especial.

DEJA TU OPINION


Submit your review
* Required Field

Escribe un Comentario