TALLER DE USO PÚBLICO EN IGUAZÚ


ÁREAS PROTEGIDAS DEL NÚCLEO NORTE DE LA PROVINCIA DE MISIONES

HACIA UN PLAN DE MANEJO INTEGRAL Y CONSENSUADO

Continuando con el habitual contexto de participación integral de los actores involucrados en el proyecto ARAUCARIA XXI, el próximo lunes 3 de noviembre se realizará un Taller para la definición de las directrices de uso público para las Áreas Protegidas del norte misionero en el Centro de Interpretación del Parque Nacional Iguazú.

El objetivo de este encuentro es la definición de las directrices generales sobre el uso público en materia de recreación y turismo; interpretación; educación ambiental y difusión para el plan de manejo de las Áreas Protegidas del Núcleo Norte de la provincia de Misiones.

En el marco del Programa Araucaria XXI, la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo, junto con la Administración de Parques Nacionales y el Ministerio de Ecología y Recursos Naturales Renovables y Turismo de la Provincia de Misiones, decidieron iniciar en el año 2006 un proyecto regional en el norte de Misiones para la conservación del bosque atlántico paranaense; uno de los bosques más amenazados del mundo. Este Proyecto tiene un carácter integral y una duración de al menos 4 años, siendo su principal objetivo el de contribuir a la mejora de la calidad de vida de las poblaciones locales, a través de la conservación del patrimonio natural y cultural.

Para ello se propuso establecer una línea de manejo común a las áreas protegidas con continuidad territorial del Norte de la Provincia de Misiones, en la que se tratará de desarrollar directrices de manejo coordinadas y coherentes para lograr el doble objetivo de conservar el bosque atlántico paranaense – a través de la conservación del patrimonio natural y cultural, y de la gestión sostenible de los bienes y servicios ambientales – y contribuir al desarrollo sustentable de las comunidades que en este territorio se asientan.

Con objeto de obtener un Plan de Manejo consensuado, desde noviembre de 2007 se inició un proceso participativo para obtener la planificación del Núcleo Norte mediante la realización de distintos talleres temáticos, incluyendo a los actores locales, provinciales y nacionales involucrados directa o indirectamente; así como a expertos especializados en las temáticas. En dichos talleres se definieron y priorizaron los objetos focales de conservación identificando así los objetos naturales y valores culturales de conservación en el área de estudio de este plan de manejo, y diagnosticando cuales son las presiones actuales que sufren estos valores.

PARQUE NACIONAL IGUAZÚ

Este Parque Nacional fue creado en el año 1934, con el objetivo de conservar una de las mayores bellezas naturales de la Argentina: las Cataratas del Río Iguazú, junto al espléndido marco de la selva subtropical que la rodea. Se encuentra ubicado en el norte de la Provincia de Misiones, en el departamento Iguazú y abarca una superficie de 67.000 ha. Al norte del Parque, separado por el río Iguazú que forma el límite internacional, se encuentra su par brasilero. En el año 1984 ambos fueron declarados Sitio de Patrimonio Mundial por las Naciones Unidas. Dos años después, la UNESCO otorga igual estatuto al par brasilero. El Parque Nacional Iguazú pertenece a la eco-región selva paranaense o misionera cuyo relieve y patrón de drenaje dominados por una meseta basáltica, que alcanza altitudes de 700m.

RECURSOS NATURALES
El río Iguazú tiene un recorrido total de 1320 km hasta su desembocadura en el río Paraná a 23 Km, detrás de las cataratas.
Enmarcado por costas bajas, este río tiene en la mayor parte de su recorrido, un ancho que varía desde los 500 hasta los 1.000 metros. Dentro del Parque Nacional, se ensancha a unos 1.500 metros y se tuerce hacia el sur para luego retomar hacia el norte, formando una amplia U que contiene en su desembocadura un abrupto desnivel en el terreno, que da lugar a las cataratas con imponentes caídas de agua. En su gran curva, una proliferación de escollos, islotes y alargadas islas fragmentan el río en numerosos brazos. Al llegar al barranco, cada uno de ellos da lugar a un salto, constituyendo en su conjunto el gran abanico que son las Cataratas del Iguazú.
En la orilla del río Iguazú y en las islas del delta crecen varios árboles que necesitan mucha humedad. Se encuentran diversas especies en ese sitio: el curupay, el cupay, el laurel blanco, el aguay y el ingá, como así también el ceibo, cuya flor ha sido declarada flor nacional argentina.
Debido al clima se encuentran ciertas rarezas, destacándose dos comunidades muy especiales: el bosque de cupay, compuesto por árboles de hojas caedizas que al brotar son de color cobrizo, y los pastizales de Paspalum lilloi, una gramínea que crece entre las piedras del río. Estas especies sólo se pueden encontrar en esta región del país.
La flora arbórea del Parque Nacional Iguazú tiene más de 90 especies, como el lapacho negro, que a fines del invierno y antes de echar hojas se cubre completamente de flores rosadas; el lapacho amarillo y el ibirá pytá, de flores amarillas; y una especie selvática de ceibo con flores de color rojo-anaranjado.
En algunos sectores de este Parque Nacional se desarrolla una comunidad muy especial: la selva de palmito y palo rosa. Este último es un árbol que puede sobrepasar los 40 metros de altura y tiene tronco recto de hasta 2 metros de diámetro. A su sombra y a la de otros grandes árboles, crecen los palmitos, gráciles palmeras cuyos troncos terminan en un cogollo comestible, altamente codiciado, cuya extracción causa la muerte de la planta.
Las aves más características de las Cataratas del Iguazú son los vencejos de cascada. Estas atraviesan volando los intersticios de las columnas de agua de las cataratas, para posarse sobre la pared rocosa, donde descansan e incluso anidan.
En el sector de las pasarelas es frecuente encontrar grupos de coatíes, y al tucán grande que es una de las cinco especies de tucanes en el Parque.
En los senderos se puede observar una gran variedad de mariposas. Muchas de ellas tienen tonos amarillos con manchas y dibujos negros. Se las ve en los lugares donde se han formado charcos de agua, debido a que absorben las sales disueltas en estos.
Hacia el mediodía, en las partes soleadas de los senderos se pueden observar las lagartijas del género Tropidurus, trepando troncos y piedras para subirse a las pasarelas y escaleras.
El Parque es un refugio en el territorio nacional que alberga animales amenazados de extinción como el yaguareté o jaguar, el tapir, el ocelote, tiricas, el oso hormiguero, pavas de monte como la yacutinga, águilas selváticas y el yacaré overo, entre otras.

Vía: boletinparques

Noticias Relacionadas: