Archivado en
Outdoor
Permalink

Travesía de los Vascos. Ojos del Salado Catamarca

ojos-del-salado-5.JPG (33 KB)

Los alpinistas Jabi Txikon y el que escribe estas líneas, Arkaitz Ibarra, éste último radicado en Villa Carlos Paz, abren una nueva travesìa en los andes y debido a sus orígenes, la denominaron Travesía de los Vascos.
Dicha aventura que duró más de quince días, consisitió en subir el Ojos del Salado desde el cazadero grande, sin mulas ni ayuda externa, y avanzar por todo el cordón cordillerano hasta llegar al limite fronterizo con Chile conocido como paso de San Francisco, ascendiendo al Ojos del Salado, Cerro El Muerto, Cerro El Fraile (nueva ruta de escalada, “Maddi”), Nevado Incahuasi y Nevado San Francisco. Todas las ascensiones a estos seismiles excepto la del Ojos del Salado se hicieron por rutas sur e innovadoras prescindiendo de las rutas normales.

 

Este es el relato de la Travesía de los Vascos

1 Febrero a 5 Febrero

Llegamos al refugio de las grutas en Catamarca, Jabi Txikon, Juan Nogueras, otro alpinista que nos acompaño que no realizó la travesía completa, pero que nos ayudo bastante, y yo, donde hicimos aclimatación. Escalamos Berltran y el Cerro Cono Este, desde donde pudimos disfrutar de unas vistas maravillosas de la laguna y cerro del peinado. Todo muy tranquilo, buen clima hasta el ultimo día que empezaron las tormentas fuertes, lo cual nos obligó a descender del Cono Oeste ya que estábamos haciendo la ruta de ambos volcanes.
Preparativos para la travesìa.

6 Febrero

Salimos a Cazadero Grande por la mañana y entre unas cosas y otras a las 14:00 comemos algo en el refugio de Quemadito donde nos dejo la 4×4 que manejaba mi buen amigo y montañero el Uruguayo Victor Rodríguez. Armamos las mochilas que estaban super pesadas y empezamos a caminar. A la altura del paraje del Chorro tuvimos que hacer una larga parada por tormenta. Después de esa pausa seguimos andando y nos quedamos a dormir en el campo de los arrieros, en el paraje de Puertas de Aguas Calientes, donde estábamos solos. Quemamos unos cuernitos, charlamos y nos acostamos.

ojos-del-salado.JPG (45 KB)

7 Febrero

Levantamos todo a la mañana y fuimos a Aguas Calientes , donde nos quedamos a acampar en la cueva, ya que Agua de Vicuñas, el que sería nuestro siguiente campo, esta bastante alejado. Con la carga que llevábamos sería muy duro intentar llegar y el desgaste sería alto. Fue un día corto pero sirvió para recuperarnos un poco. Buscamos unos cuernos, hicimos algo de fuego, comimos e hidratamos, nos aseamos en el río de Aguas Calientes y a pasar el día….. Como todos los días las tormentas y las nevadas a partir de las 13 horas eran costantes y fuertes, y así fue durante todo el viaje.

8 Febrero

Madrugamos para llegar pronto a Agua de Vicuñas. Aunque la mochila era muy pesada llegamos bastante rápido. Se notaba el deterioro físico por la carga y ritmo de caminata. Montamos rápido y a descansar. Las tormentas cada vez mas fuertes y las nevadas mas acuciantes.

9 febrero

Otra vez iniciamos la ruta muy temprano para llegar rápìdo Al Arenal. Queríamos que el temporal nos pillase en la carpa, y asi fue…. Creo que esta noche fue la tormenta mas poderosa y mas cercana, pero la verdad es que la costumbre mata a la incertidumbre….. Como siempre, descanso e hidratacion…. Juan ya empezaba a notar los efectos duros de la altura. Txikon y yo como viene siendo costumbre, haciendo análisis del planteamiento y logística de la aventura que se nos avecinaba. Esta noche la nevada fue cuantiosa al igual que los dos dias que se nos venían, con la suerte catamarqueña de regalarnos mañanas exquisitas, aunque cortas, de cielo azul.

ojos-del-salado-2.JPG (35 KB)

10 Febrero

Caminata al Campo 1 del Ojos del Salado a unos 5750 msnm. Se me hacía raro verlo todo tan blanco a esta altura. Pero aunque la nieve y el temporal frenan al andinista, te dan unos paisajes maravillosos.

11 Febrero

Primer dia que afrontamos una ascensión. La noche anterior una de las nevadas mas cuantiosas. Nos levantamos a las 4:45 de la mañana o quizás un poco antes y salimos para la cumbre a las 5:30. Desde el primer momento fuimos abriendo una huella que, conforme ganábamos altura, se hacia mas profunda. El sol fuerte catamarqueño hace que en cuanto sus rayos rocen el suelo la nieve se ablande por segundos. A las 9 de la mañana estábamos en la parte llana a 6280 msnm donde había muchísima nieve acumulada. Nos turnábamos 10 minutos cada uno abriendo huella, ya que el esfuerzo es mas que el doble de lo normal. Juan no podía mas, así que se bajó y Txikon y yo decidimos seguir. Nos sentíamos bien pero las fuerzas poco a poco se agotaban. Lo teníamos claro y afrontábamos la ascensión mas directa y mas expuesta, porque a pesar de ser mas dura, ganábamos altura. A las 2 de la tarde estábamos en la cima después de un esfuerzo titánico. La emoción nos embriagaba por el costo de la ascensión. No sabíamos que pasaría mañana, si seguiríamos o no por el cansancio, pero sabíamos que estábamos arriba y que en estas condiciones pocos alpinistas hacen cumbre teniendo que abrir semejante huella.
A la tarde estábamos en la carpa y como siempre a comer algo y descansar.

12 de Febrero

Nos habíamos recuperado aunque parezca mentira, y después de la nevada mas grande decidimos caminar al Muerto. La aproximación fue dura dada la lejanía y la cantidad de nieve que había caído. Llegamos a un lugar donde teníamos cierta comodidad y agua, aunque bastante embarrada por la tierra. El Muerto parecía que estaba cerca así que ¿porque no quedarnos en este lugar?

ojos-del-salado-3.JPG (51 KB)

13 de Febrero

Segunda cumbre, la primera la hicimos por coraje y porque sino… que haríamos después? Volver a casa?
Salimos temprano como siempre y decidimos afrontar la cara sur. Había un corredor bastante expuesto pero creo que era la mejor opción dada la lejanía de las otras vías. Como jefe de expedición a veces es difícil tomar decisiones, pero hay que hacerlo consecuentemente, así que mis compañeros sin dudarlo se pusieron a mi huella y sin decir absolutamente nada me siguieron como espartanos. Cuando salíamos de la canaleta y nos empezaban a rozar los rayos del sol, a unos 6.120 msnm , los ánimos eran grandes ya que pensábamos que estábamos cerca de la cumbre, sin saber lo que nos esperaba….Llegamos a un cráter que bordeamos y nos dimos cuenta que ésta no era la montaña que queríamos culminar. La moral de los tres estaba por los suelos, casi al borde del abandono. Tanto
esfuerzo, abrir huella para nada… pero no nos derrumbamos.
Decidimos bajar una quebrada expuesta de roca y subir por otra canaleta. La montaña estaba llena de nieve y su composición de roca grande hacia que nos hundiésemos hasta la cadera. No sé qué nos motivaba a continuar pero lo hacíamos. Creo que es la mentalidad Euskaldune (vasca) que nos llevaba. Otra vez abriendo huella entre dos! Aunque Juan nos acompaño a esta cumbre, su cansancio no le permitía dar ningún relevo. Seguimos y seguimos…
Nos encordamos arriba donde estaban las grietas mas grandes y llegamos a la cima!! Aupa Patxi!!!
La bajada la hicimos por la ruta normal, que fue muy cansador debido a que no nos quedo mas remedio que darle la vuelta a la montaña para llegar al campo, ya que bajar por donde habíamos subido era bastante peligroso. Estábamos abatidos, el cansancio era extremo por las etapas anteriores sin ningún día de descanso, y sumada la ascensión tan dura al Ojos del Salado.
Recuperamos un poco e hice algo de comer. Descansar, hidratar y dormir….

14 Febrero

Que pasaría esta mañana? Seguiríamos o no? Ahora nos metíamos en terreno apache y las fuerzas no eran las mismas. Sabíamos que la aproximación al Fraile era muy larga, había que pasar el Muertito… Le dimos para adelante porque nos levantamos mejor de lo que pensábamos. Una larga travesía y especial a nivel de paisajes, y dureza.
No me quiero equivocar, pero esta travesía lo que tiene es que las ascensiones se hicieron por caras inhóspitas por las que nadie o poca gente subió. Si tuviésemos que buscar las rutas normales la travesía seria mas larga, porque tendríamos que flanquear para el norte, lo cual no nos interesaba. Preferíamos rutas por caras sur mas difíciles, para acortar las aproximaciones entre cada montaña.

15 Febrero

Ascensión al Fraile. Teníamos en frente una pared muy vertical con nieve. El ochomilista Txicon me aconsejaba por un corredor y yo prefería por otro. Como decía antes, el jefe tiene la ultima decisión, y mis guerreros me respetaban al máximo. Mi decisión fue aceptar la propuesta de Txikon… y nos metimos en la boca del lobo. Una canaleta mucho mas complicada de lo que pensábamos, con poco material para asegurarnos. Nos costó un infierno a nivel psicológico, ya que nos jugamos el pellejo….pero la sacamos y abrimos una vía hermosa que denominamos Maddi ( nombre de chica del País Vasco Francés). Aconsejamos para esta vía que lleven seguros móviles de roca y algunos tornillos de hielo para poner en los resaltes. La catalogaciòn que le damos es AD+. Dado que tiene bastantes resaltes, mas de 55 grados en muchos momentos del canal, y la altura a la que se encuentra (de 5400 hasta 5800m) la hace complicada. Una vía para gente acostumbrada a las piquetas técnicas.
Pasado el canal salimos casi al plató de cumbre que tuvimos que cruzar por completo y …. Hurra!!!!!!! Tercera cumbre.
La bajada por un acarreo por el cual se perdía altura por segundos.
Al igual que en otras cimas Jabi y yo, que no eramos demasiado expresivos, siempre nos mirábamos con un brillo especial en los ojos que hablaba por sí sola. También recopilo de esta jornada la serenidad y calma que mantuvimos en los momentos de dificultad, que es donde realmente te das cuenta de con quién estas y hasta dónde puedes llegar. Ya sé que con Txikon voy a la guerra con los ojos cerrados!

ojos-del-salado-4.JPG (22 KB)

16 Febrero

El cansancio cada vez mas acuciante, pero el tanque de moral cada vez más lleno, gracias a esa hermosa vía que abrimos y a que cruzamos el ecuador de la travesía. Una aproximación dura a la cara sur del Inca, porque tuvimos que bajar mucho y luego subir hasta los 5500 msnm donde pusimos el campo. Sabíamos que teníamos que salir de ahí porque estábamos en una zona totalmente desprotegida.
Este campo fue especial porque lo pusimos en una pendiente muy abrupta, ya que no encontrábamos nada, y tuvimos que tallar con los piolets como si se tratase de albañiles que están haciendo cimientos de una casa. El cansancio fue extremo.

17 Febrero

Ataque al Inca. Fuimos por una arista sur cargada de nieve y con bastante verticalidad, pero todo perfecto porque nos comportamos como un equipo a la hora de abrir huella, y la verdad es que las fuerzas resurgieron. Cuando empezamos esta aventura pensábamos que el Inca, por su altura y al ser el penúltimo, era el hueso duro….. Pero fueron tan duros y comprometidos los primeros, que éste nos pareció un mero trámite.

18 Febrero

Nos aproximamos al San Francisco por el valle del Fraile, lo que parecía un trekking corto fue bastante largo y pesado. A parte del tonelaje que llevábamos en la mochila, tuvimos que cargar con unos bidones de agua que llevábamos, porque sabíamos que allí estaba todo seco. Tantos kilos y tan cansados… Sabíamos que aunque el “Sanfran” era el mas “fácil”, la montaña siempre manda, y no queríamos tirar todo al garete después de tanto esfuerzo.

19 Febrero

Salimos a las 2 de la mañana y necesitamos 3 horas para acercanos a la cara sur del San Francisco. Nada que ver con la normal, pero nada! Una arista cimera de 1000 mts de desnivel sin descanso y una verticalidad considerable. A las 10:35 de la mañana lo habíamos conseguido y con un ultimo día maravilloso que la Pachamama nos regaló, calculo que como recompensa a nuestro esfuerzo e ilusión. Al final todo bien; andinismo, duro, técnico y de exploración.
En general, la Travesía de los Vascos ha sido un éxito en lo personal para nosotros. Cuando salimos no sabíamos qué nos íbamos a encontrar y ni siquiera si podríamos llegar o no en los plazos de tiempo que manejábamos. No llevábamos ningún sistema de seguridad satelital tipo spot, ni nada por el estilo. Fue muy puro en el sentido montañistico. No había mulas y no hubo ningun tipo de abastecimiento externo. Todo lo que pensábamos que íbamos a necesitar para realizarla lo llevábamos a la espalda. Tanto Jabi Txikon como yo acabamos a nivel físico mejor de lo que pensábamos , teniendo en cuenta que no descansamos ni un solo día. Todos los días aproximación y ascensión, ya que el vuelo de retorno a España no le iba a esperar…. En fin, recomiendo a los andinistas que se animen a hacer esta hermosa travesía porque van a ver parajes no pisados y limpios de humanidad. Eso si, hay que estar bien preparado físicamente y bien aclimatado porque esta travesía completa tiene 200km aproximadamente, incluyendo los días de ascensión, de los cuales 150km son por encima de 5000 msnm, y otros cuantos por encima de 6000!!
Mando un beso a mis compañeros y a mi familia…. Sobre todo a mi mujer y mi hija que me apoyan siempre muchísimo.

Arkaitz Ibarra Martinez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *