Christian Vitry en la cumbre del Dhaulagiri y de sus sueños

Noticias de
El jueves 1º de mayo a las 16 horas de Nepal, el salteño Christian Vitry coronó la cima del Dhaulagiri (8.167m), haciendo realidad un sueño largamente acariciado. La conquista de un “ochomil” siempre es un anhelo ansiado por todos los que transitamos por el fantástico mundo de la montaña. Cuando llegamos por primera vez a una montaña con el propósito de hollar su cima, es cuando comenzamos a mirar hacia arriba y comprender que en todo el mundo se elevan miles de enhiestas cumbres, lejanas, silentes, que conviven con el eterno ulular de los arrachados vientos que chocan y muchas veces rasgan sus laderas. Y el desafío de apoderarse de sus misterios perennes, de ese altar de la soledad que atesora siglos de silencio a través del tiempo, no parte de ellas hacia nosotros. Todo lo contrario, es el hombre que, apoyado en su tozudez, propone descifrar el enigma de esos lejanos vértices.
Luego de su gran conquista, la de un “ochomil” en su primer intento, Christian permanecía en el campamento 3, a 7.300 metros de altura, sólo. Sus compañeros Sebastián Cura y Guillermo Glass que no se sintieron en condiciones para el ataque final, quedaron en el campamento 1, a 5.800 metros, “o ya se encuentran en el campamento base a 4.800”, declaró Christian.
Eran las 10 de la noche en Nepal, 13 horas de Argentina del sábado 3, y su vista se encontraba fija en dirección a la cumbre, esperando el regreso de su compañero de cordada Darío Bracali, que había decidido esa mañana atacar la cima por segunda vez pese a las condiciones adversas del tiempo y reconocer que con la cumbre de Christian la expedición había triunfado.
Darío, al mediodía del jueves, desistió de su intento al no sentirse bien y decidió retornar al campamento 3 junto a dos catalanes, que también habían optado por la retirada. Darío Bracali y Christian Vitry, virtualmente no habían dormido las dos noches anteriores, y ello obró negativamente en contra del primero, que decidió desistir del intento. Pero Darío, que cuenta en su haber con dos cumbres de “ochomil”, después de un merecido descanso, decidió el sábado por la mañana lanzarse de nuevo hacia arriba, en busca de su oportunidad. Hasta una nueva comunicación, no sabremos si logró el objetivo buscado, o si el Dhaulagiri le fue esquivo.
Christian manifestó “me encuentro bien, aunque cansado y con pocas fuerzas. En la carpa vecina estuvo hasta ayer (viernes) el ecuatoriano Iván Vallejo, que consiguió completar los 14 “ochomil”; después bajó al campamento base. Tuvimos buen tiempo al llegar a la cumbre junto a la española Marta Alejandre, a una polaca de nombre Kinda, y Jesús, un catalán. Todos gozamos de la conquista y luego emprendimos el descenso. Después se nubló. Carlos Pauner, compañero de equipo de Marta Alejandre quien la alertó del cambio de tiempo, le dijo “que renunciara a la cumbre”, pero seguimos adelante y como ya dije, nos acompañó el buen tiempo. Arribamos al campamento a la 01 de la mañana del viernes. En estos momentos cae nieve.” El diálogo fue corto en razón de la necesidad de ahorrar energía a la batería del teléfono satelital.
En nuestro medio, en tanto, todos seguimos ansiosos de conocer más detalles de Christian en el Dhaulagiri, donde hizo realidad su sueño de cumbre para pasar a engrosar la larga lista de “ochomilistas” diseminados por el mundo.
Roberto G. Vitry.-
www.noticam.com.ar